Todo sobre el monasticismo

Todo sobre el monasticismo

El monasticismo es un estilo de vida religioso en el que una persona renuncia a la búsqueda de los beneficios materiales y se dedica completamente al trabajo espiritual.

El monasticismo juega un papel importante muchas de las iglesias cristianas, especialmente en la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa. Formas de vida religiosas parecidas a ésta se encuentran en otras religiones como el Budismo, Hinduismo y Jainismo, aunque con diferencias. Por el contrario, otras religiones como el Islam o el Zoroastrianismo critican y no practican el monasticismo.

¿En qué se basa la vida del monasticismo?

Los hombres que eligen una vida basada en el monasticismo son denominados monjes mientras las mujeres son llamadas monjas. Los monasterios disponen de una cierta jerarquía que deben cumplir en todo momento.

Normalmente viven en lugares llamados monasterios los cuales están lejos el mundo secular para poder establecer una vida orientada completamente a las tareas relativas con la espiritualidad, la oración y la contemplación.

¿Cuál es la historia de los monasterios?

El monasticismo de los primeros cristianos comenzó justo tras la muerte de Jesús, ya que estos compartían todo lo que tenían y llevaban una vida completamente entregada a Dios.

Posteriormente, ya en el siglo tercero d. C. Un cristiano de origen egipcio llamado San Antonio, hizo una reflexión acerca de las palabras dichas por Jesucristo y por las cuales abandono todo lo que tenía y se marchó a vivir al desierto y poder estar más cercano a Cristo.

Aunque al principio los monjes vivían solos, después se empezaron a juntar en pequeñas cabañas donde compartir todo lo que tenía y se dedicaban conjuntamente. Ya en el siglo VI d. C. San Benito creo una de las primeras comunidades organizadas de monjes, la cual serviría como un modelo para que otras comunidades aparecieran. Las reglas que tenía esta comunidad eran tres:

  • Dejar atrás todas las posiciones que tenían, haciendo lo que se denominaba el voto de pobreza.
  • No tener ningún tipo de relación sexual, haciendo lo que se dominaba el voto de castidad.
  • Cumplir con todas las reglas del monasterio y obedecer al abad de este, lo que se denominaba voto de obediencia.

Con estas tres reglas, los monasterios empezaron a aparecer en muchas partes de Europa, muchos de ellos se convirtieron o hacían otras actividades para el bienestar de las personas como por ejemplo a tareas de aprendizaje de la comunidad local o a tratar a todos enfermos que no podían pagar su tratamiento.

Otros monasterios por el mundo

Aunque cada religión dispone de sus propios monasterios y el mundo se encuentra repleto de monasterios con reglas y costumbres muy diferentes, uno de los casos más famosos de monasterios en otras religiones la podemos encontrar en el monasterio de Samye, uno de los enclaves hindúes localizados en el Tibet. En este monasterios los monjes visten con atuendos muy particulares como lo son las túnicas de color azafrán y los cuales dedican su vida a la oración.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *